La fabulosa historia de ...uN RoCe cUaLqUiErA

Quedamos con los amigos de siempre. Él y yo hacía mucho tiempo que no nos veíamos y la situación me parecía que podía ser un poco extraña, no sabía como comportarme. La última vez que nos vimos decidimos que era muy difícil seguir con la relación que teníamos y cortamos totalmente la comunicación. Era como si pretendiéramos que todo lo que habíamos vivido juntos, nos habíamos dicho y habíamos sentido…no hubiera existido.
A mi se me paró la vida. Se paró el tiempo. Las melodías compartidas estaban huecas.
Allí le vi, en una sala llena de gente a la que no conocía y que me era indiferente. Intenté que mi atención no se centrara en él y creo que a él le pasó lo mismo. Apenas nos miramos, apenas nos hablamos, era como si pretendiéramos no pensar, no recordar, no anhelar.
En el local, era francamente difícil respetar los espacios vitales de los demás y fue imposible que no nos rozáramos. Los dos dimos un respingo, nuestras pieles se reconocieron…estas aquí…eres tu…hola.
Solo nos rozamos, pero me di cuenta de que hay emociones que te provocan otras personas que te superan, que están por encima de razonamientos y realidades. Simplemente están, son, y serán. Aceptémoslo.


LaPerla

Comentarios

el senior.E ha dicho que…
bonita reflexion....

Entradas populares