# Miscelánea # Abroad #

Viajar físicamente y abandonar durante un tiempo tu lugar de residencia humana habitual te permite cambiar el enfoque, que no la perspectiva, de la vida que normalmente llevas. Las circunstancias te llevan a otro lugar desconocido donde poder desenrutinarte y airear los pensamientos y vivencias vividas y acumuladas durante el periodo de tiempo anterior.
Ver las cosas ocurridas en otro idioma diferente al que sueles hablar, poner distancias y dejar pesos muertos atrás, tal vez, para siempre, tal vez, aparcados de momento y abrir tu mente a influencias nuevas y palabras de otros sabores.
Cambiar el enfoque, echar de menos, echar de más, querer quedarte, querer volver y sobre todo pensar en todo lo que ya queda atrás y lo que se asoma por delante, ese delante del cual no tienes la más remota idea de donde te va a llevar.
En todos estos días, he visto lugares nuevos, he oído palabras nuevas, he sentido sentimientos diferentes, he comido platos deliciosos y he intentado cambiar el enfoque de mi cámara.
Querer lograr cambiar pensamientos negativos por algo más positivo, recargar las baterías vitales y plantearse nuevas metas es algo que suena utópico a la par que casi imposible pero a la vez es algo inevitable cuando estás en ese nuevo lugar.
Podría extenderme, decirte mil cosas más... pero la verdad es que no necesito nada de lo que te acabo de contar, tan solo necesito conocerme un poco más, saber qué soy. Ese viaje tan exótico que responde al sentido de la vida y que de momento, a parte de mi familia, solo responde la MÚSICA. Esa música que a veces viene de ti, a veces desde mi corazón, a veces desde mi reproductor... pero música al fin y al cabo, que es la razón, mi razón, de ser y ver.

Hasta pronto.

toe


Comentarios

L ha dicho que…
Impresionante post. Impresionante texto redactado y sentido. Impresionante eres TÚ. Sigue viviendo, sintiendo y haciéndonoslo llegar como únicamente tu sabes.
Un beso, grande, grande =)

Entradas populares