Jack White y su rock primitivo.



Jack White
La Riviera, 1 de Septiembre
Rock Primitivo

Anoche disfruté de una sesión pura de rock primitivo. Jack White presentó su proyecto nuevo en una Riviera llena de gente para abrir así el nuevo curso musical madrileño por todo lo alto.
Personalmente no me declaro un estudioso de Jack y su carrera, pero desde luego que la posibilidad de ver a un gran genio, siempre que sea asequible, hay que aprovecharla. La casualidad veraniega y la insistencia de cierta fanática del amigo Jack hicieron que yo acudiese expectante a ver este espectáculo de rock tradicional pero rabiosamente novedoso y actual.
Las Peggy Sue abrieron el telón con un rock ciertamente contenido y armonías vocales. Un buen aperitivo "tranquilo y relajado" antes de la tormenta de decibelios.
Tras un retraso prolongado y unos cuantos pitos al estar hartos de ver a esos técnicos trajeados montando y retocando la escena de Jack, salieron a escena el genio y sus acompañantes. Con gesto serio y movimientos contundentes Jack y la banda comenzaron a desgranar sus truenos americanos a un volumen nada desdeñable y sobre todo con una potencia absolutamente inapelable.
Con una carrera tan corta y tan prolífica y sin un setlist apuntado, Jack se dedicó a ofrecernos temas desde todos los diferentes ángulos de sus floridos proyectos: su Blunderbuss nuevecito, The Racounters, su disco con Danger Mouse... pero sobre todo, sus hits de los White Stripes. Confieso que no me sabía muchos pero la energía de la música cuando es buena, supera cualquier barrera. Uno tras otro los rayos guitarrísticos del amigo Jack, con su voz y tez características, iluminaron toda la Riviera y nos dejaron a todos muy satisfechos, incluso, algo sordos. Destacó su Steady as She goes que fue brutal conectado con You're pretty good looking y Hello Operator de los Stripes (Annie White casi se me muere de gusto) y el broche final con el himno de masas que es Seven Nation Army (lo lololololoo lo). Mi oído izquierdo pitando y mi cara de sorpresa y disfrute pusieron el resto. Annie se giró y me dijo un sencillo: "Feliz Navidad".

Personalmente hablando, fue un subidón para comenzar el curso con energías renovadas. Una vuelta al directo con una sobredosis de rock n´ roll con todas las letras. Un chupito de bourbon doble.

Annie disfrutó más que nadie, estoy seguro, ya que su fanatismo auténtico y bien entendido no pudo superar sus emociones al disfrutar a uno de sus artistas más queridos. A ella van dedicadas estas líneas con un GRACIAS por "engañarme" para acompañarte.

Toe.


Comentarios

Entradas populares