Eólicas Ellas, el viento sopla a favor.

EÓLICAS ELLAS (Matellán & amigas bellas)
Rincón del Arte Nuevo
Madrid

Esta es la historia de un concierto pero debes saber ya mismo, que no fue un concierto cualquiera. Davile Matellán se acompañó con Ellas para darnos una vez más alas musicales, alzando y lanzando con un impulso eólico nuestras sonrisas imposibles de parar. Vega, Itziar, Ángela y Adriana le dieron al sí a Davile, un sí a este único y sensacional evento para empezar el mes de marzo de inmejorable forma. Con las entradas completamente vendidas y con una convocatoria inusual, el viernes nos juntamos en los alrededores de la calle Segovia de Madrid para hacer un meet&drink previo al concierto. 
Allí tuvimos la oportunidad de pasar un exquísito rato con algunos de los asistentes y con el propio Davile, que entre vinos, regalos, pegatinas, chapas eólicas y muchas, muchas risas... nos comentó sus impresiones fantásticas con este tour eólico y nos hizo ver su manera de ver las cosas, de interpretar su mensaje, de acceder a lo que importa: compartir su música con personas, no con números. El Bar Lifara nos dio el cobijo perfecto para arrancar esta noche que se iba a convertir en increíble.
Sobre las 22 horas abarrotamos el "recinto" del Rincón del Arte Nuevo, precioso y recogido lugar donde disfrutar de la música más directa y cercana. Caminando entre las apretadas mesitas, un chico de azul y sobradamente feliz cogía su guitarra en ese taburete con micrófono, dispuesto a llevar a cabo esta gran idea emocionante llamada Eólicas Ellas. Con una selección de canciones eólicas, Davile desgranó un buen puñado de canciones, todas ellas cargadas de esas letras que repasan las líneas del amor con parada en el desamor, que alegran la tristeza y que ponen a bailar hasta al más fiero león. Con Lion´s dance la noche despegaba. La hoja de ruta era sencilla pero bonita, intercalar canciones de Matellán, en su versión acústica, con momentos estelares bien maquillados por Ellas, las protagonistas. Ángela fue la primera, Adriana se atrevió a subir con su melódica y poco después llegó el momento de ver a Vega haciendo de Otra tragedia griega una canción aun más envolvente, las voces de los dos cuadraban y nos dejaban bien claro que las tragedias son menos tragedias si las cantas para superarlas. 
También pudimos dsifrutar de unos gigantes instantes con Itziar Baiza, para mí, la mejor acompañante en las voces con Davile, siempre que les veo sus voces cuadran el círculo y suenan perfectos. Además en el segundo de los temas compartidos y entre el público aparecieron Carlos Cárdenas al ukelele y Daniel con la pandereta para dedicarnos otro momento brillante y lleno de sonrisas, abrazando una vez más a Davile en esta aventura dirigible. 
Y así sin parar de disfrutar, nos vimos llenos de Enérgica y sorbiendo La Sal de la tierra para poner ese punto seguido precioso a la noche del viernes 1. 
La idea, los detalles, las risas, las emociones... habían sido un éxito y esto, amigos, es una constante en los pasitos que está llevando a cabo Matellán. Hacer las cosas con mimo, con todo el esfuerzo del mundo, por una vez en la vida, tiene sus frutos y yo me alegro que Davile lo esté recogiendo en forma de conciertos inigualables y que siempre dejan tantas, tantas buenas sensaciones.
Todavía nos quedó noche, Chuck, risas, alguna cerveza, Falete y muchas, muchas risas... pero sobre todo gigantes instantes compartidos con personas bonitas.
Gracias Eólicas, Gracias Davile por hacer todo con el corazón y que el viento siga soplando a favor.

Toe.

Comentarios

Entradas populares