La personalidad va muy lejos, Mucho.

Madrid 28 Feb 2013
Os voy a hablar del concierto de Mucho en la sala El Sol del pasado 28 de Febrero. Os voy a contar algo de las canciones que tocaron. Os voy a contar la puesta de largo en Madrid de su segundo disco "El Apocalipsis según..." Os voy a contar todas las frases ocurrentes que Martí se gasta para definir su Mucho y animar al público presente. Os voy a contar que las entradas estaban todas vendidas y que el concierto empezó más allá de las diez y media de la noche. Os voy a hablar de toda la gente guapa que estuvo allí en la histórica sala de Jardines 3, Madrid.
Pero primero os voy a hablar de personalidad. La personalidad llega muy lejos y en el caso de Mucho, es su verdadera arma de construcción masiva. Esta ha sido la novena vez que los veo en directo y creo que tengo cierta experiencia (o punto de vista experimentado) para afirmar lo siguiente. En todas las sensaciones recopiladas tras sus conciertos, esta palabra acaba en -idad es la que se repite una y otra vez. Quizás la razón es que su frontman Martí es carismático. Quizás es que los demás miembros se decidieron a superar esos latosos "De las cenizas de The..." Quizás es que Mucho están sobredotados para el rock. El caso es que su personalidad es arrolladora en directo. Lo eran en el primer disco (con Fausto, a mi entender uno de los mejores guitarras de España) y lo siguen siendo ahora desde el Apocalipsis, un disco mejor elaborado tal vez, pero que desprende la misma mordiente que nos lanzaban los Mucho desde las demos. Además a esa personalidad se le suma una tremenda actitud, unas ganas sobrehumanas de cogerte por la pechera de la chupa de cuero y hacerte abrir los ojos. Personalidad, actitud y ganas que fluyen en unos directos que arrasan como tormentas y llenan de pitidos emocionantes los oídos de un público que siempre acaba rendido.
Tras un primer bolo en Toledo, que solo tuvo felicitaciones por doquier, los Mucho se venían a Madrid para cerrar un febrero cargado de conciertos en la capital y desplegar todas las velas de este destructor que navega a los mandos del Apocalipsis.
Con la nueva incorporación a la banda, los cuatro salieron concentrados al terreno Solar algo pasadas las diez y media. Con caras concentradas pero sonrientes se dispusieron a destriparnos el segundo disco casi al completo sin dejar de lado algunos de los temas que inundaban su primer largo de rock y estribillos saltarines. El sonido, ahora más cargado de teclados y sintes, "guitarral" de Mucho se impuso desde la primera canción y la energía se sobrepuso a la garganta medio constipada de Martí, que una vez se entregó como siempre, es decir, como nunca. Las nuevas canciones suenan poderosas, construidas, y crecen con el paso de las escuchas en casa pero en directo son realmente cautivadoras, dignas acompañantes en esos viajes cósmicos (licencia Martí "rock cósmico") a toda velocidad. Tampoco se dejaron los himnos de su primer Muchedad, mis La casa en pie y Si quieres, no, dos canciones que tienen mucho valor para mí y que siempre me emocionan y animan en directo. Una vez más sonaron de traca. Las nuevas suenan contundentes, pegan fuerte y están hechas con un esqueleto bien armado, con substancia fundamental y siempre buscando entregarse como si no hubiera un mañana. 
Sudor, sonrisas, alguna mano temblorosa, la chupa de cuero empapada, el retumbar de oídos pertinente de la primera fila, la cerveza en bis, esas charlas con la gente guapa del concierto... y ya hemos pasado al mes de marzo. Esta noche se ha acabado el mundo pero una vez más lucimos toda nuestra personalidad para sacar pecho, hinchar el orgullo y volver a rearmar nuestras naves estelares. 

Toe

Comentarios

Entradas populares