Veintiuno dibujan un atlas para saltar al vacío.

Llevo un tiempo siguiendo a VEINTIUNO, incluso he tenido la suerte de compartir más de una charla con ellos. Acaban de lanzar al mercado, de forma autoproducida, su segundo ep "Un atlas para deshacerlo todo". Ha sido producido y grabado en los estudios Reno de Madrid por Dan Hammond y posteriormente mezclado y masterizado por Dan Hammond y Karim Burkhalter. Se trata de una colección de cinco canciones que marcan un paso adelante para el grupo toledano y que les sitúa por méritos propios entre los grupos maqueteros más interesantes de la actualidad. Os dejo lo que he pensado mientras escuchaba sus temas, además de los enlaces claro. Y es que cada día tengo más claro que cuando algo te gusta musicalmente hablando, no puedes evitar volverlo a escuchar y además en mi caso, no puedo evitar compartirlo con vosotros.

Malabares: Abrir los ojos, encender el motor, reiniciar las pantallas... Malabares habla de jugar con el tiempo que queda, con los cristales rotos de las ventanas que un día quisimos abrir y de aprovechar las oportunidades que pueden pasar desapercibidas en los mapas de un atlas a veces borroso. Poderosas razones cuando lo pasajero nos arrastra hacia la guerra y la vida es un viaje sónico a lomos de un cometa estelar. El inicio de un ep tiene que ser rotundo, Malabares abre la boca, muerde y hace estallar los tímpanos con sus coros y con un estribillo para lanzarse al vacío. 

Pulmones: Tomamos aire para iniciar el salto. Nos respiramos dentro de la habitación y nos dedicamos a coser las heridas para no olvidar que somos capaces de renacer como los dioses. Hay que tener los poderes de un equilibrista y el temple suficiente para que las cicatrices no sangren cuando se tapan. Este ciclón contenido se mueve con potencia y da impulso en el puesto número dos, sí, sí tiene corazón.

Aniversario: Y nos vamos, prendemos fuego, nos quedamos sin aliento y celebramos el triunfo sobre relojes de arena que no nos dejan huir de sus latidos castigadores. Estamos vivos y esa es la verdadera razón para festejar un año más. Nos podemos mirar a la cara y ver que no tenemos miedo ni culpa. El ecuador del ep nos sorprende con una onda que abraza el pop pero que rompe en un final de apoteosis con unas guitarras punzantes y unos coros espectacularmente flotantes.

Nuestro incendio favorito: Resulta que nuestro verdadero motor, ese que nos lanza, es un incendio. Ese al que volvemos cuando el insomnio nos hace revivir, ese al que llegamos de noche y que marca el ritmo de una pista de baile vital. Saltar, igual que arder, supone no preocuparse por las gargantas, por llegar tarde o por quedarse fundido. Todo es susurro y nos vamos a salvar. Corte 4 y sacamos los zapatos juguetones de baile y con un ritmo pegadizo traza este incendio la trayectoria del salto.

Justo antes del salto: Tenemos las alas y vamos a despedirnos. No hay posibilidad de salvarnos, las cenizas y el equilibrio se han roto. El despegue nos impide saber quiénes somos, los instantes nos cambian y el salto es inminente. Todo es nada, el silencio es un tambor retumbando y el eco es el latido de un corazón a mil por hora cabalgando al vacío de una caída sin remedio. Perfecto, esa es la definición de este tema que cierra de golpe este atlas. La canción más poderosa, arrebatadora y llena de vida de todo el ep. La guinda de un pastel que realmente es explosivo y que nos arrastra al salto con pasión y súperpoderes.



Si hay grupos haciendo eps como este, estamos SALVADOS.
Toe.

Comentarios

Entradas populares