El presente real de Pasajero.



Pasajero son un grupo de personas que tienen la valentía de remar contracorriente. Su propuesta de rock crudo aderezado con letras hondas y nada vacías se ha hecho un pequeño hueco en la España de la música alternativa y han forjado ,en un año y medio, su imagen y carácter a base de km de conciertos, sudor y entrega.
El sábado 29 cerraron su gira en Madrid bajo las aletas de Moby Dick. La ocasión, deseada, planeada y ensayada hasta la médula, era totalmente especial. Entre amigos y seguidores resoplaron toda su energía para poner en espera su segundo álbum y golpear con sus remos más certeros nuestras almas dormidas y frías por la lluvia. Y no recuerdo más hasta que el telón de plástico nos cerró los ojos del escenario electrificado después de la descarga vital de los 4 habitantes de Pasajero.
El durante del concierto no lo pasé allí, no estuve presente. 
Pagué con ellos lo que otros me habían hecho, la vida en este caso, y pagué con la mejor de las terapias: la música VIVA (en la sala de espera con los valientes, nosotros). Me puedes volver a preguntar y siempre te voy a decir lo mismo. Estas canciones llevan conmigo 90 semanas (gracias a la fecha datada por instagram) y te aseguro que en todas esas semanas me han acompañado, animado y dado ganas de mirar hacia un mañana, que está tan lejos ya, y me han urgido a morder el presente, el ahora y el este jodido momento.
Pasajero no son la copia de otra copia, no son un circo artificial. Ellos son capaces de encender la luz que te puede sacar del pozo más negro y ser el peso que decanta el péndulo del destino hacia tu lado. Creer y creer, gritar y gritar, rugir y rugir... son verbos repetidos en mi cabeza cada vez que hablo de ellos y su música. Este parque de atracciones siniestro que es la vida, para mí, debe tener acompañantes de los que fiarse, de los que suman el coraje que te falta y restan los miedos que te sobran... de los que te arrastran hacia adelante para que olvides lo malo que se queda atrás.
Pasajero me escoltan. Yo soy pasajero de sus canciones, todas las canciones que me gustan, que me quiebran y rearman una vez más.Claro, con estas fuerzas sumadas, ese mañana asoma poderoso en el horizonte y deja que la canción cure el hueco que queda y arranque esas heridas intocables. Lo conseguiremos y dejaremos claro, cristalino, que lo demás no importa, que los "y si..." no tienen sentido, que los "sí puedo..." son posibles, que tu nombre no te lo borrará nadie mientras tú creas en ti mismo.
Ah, sí, como te iba diciendo. Al caer el telón de plástico, solo tenía sonrisa en una cara húmeda de sudor, los pies acalorados por saltar y ganas de celebrar, de compartir mi alegría. Por suerte para mí, la pude compartir con personas que sienten esto de forma parecida y sin frenos. Además recuerdo los abrazos cargados de satisfacción de unos pasajeros del rock, navegantes de una emoción demasiado pura para poder guardarla y buscadores de almas musicales que solo conversan sobre la posibilidad de tener un presente REAL.

Gracias Dani, Edu, Josechu y Edu.

Toe.

Comentarios

Entradas populares