Instrucciones para poderlo todo, por Sr. Nadie.

(foto Juan Fajardo @THEFLYFACTORY )

La geografía de Sr. Nadie siempre ha circulado por universos llenos de ilusos, neveras vacías y canciones que como un buen mimo, te hacen sonreír.
Ahora nos sorprende por fin con su nuevo y deseado ep: Lo pueden todo reune en cuatro canciones redondas los pasos alados de esta banda en claro despegue hacia lugares aun por inventar y descubrir.
Este 5 de Mayo de 2014 marca otro punto (de) seguido en la carrera de este proyecto personal, artesanal, emotivo y contundente, juguetón en sus referencias, críptico en las metáforas y sobre todo, lleno de canciones bien hechas, bien pensadas y perfectamente destinadas a ti.

Esta vez nos dice las cosas sin hablar, sin intención de ganar competiciones absurdas, frente a frente, al desnudo con las coordenadas claras, precisas y llenas de verdades únicas.
Ojo, esto no quiere decir que las cuatro piezas sean construcciones simples. Tenemos entre manos (y oídos) cuatro piedras preciosas, pulidas con el tiempo y la distancia que el sosiego concede a aquellos que dedican su talento a conseguir llevar a cabo eso que exactamente han imaginado en su creación.
El momento marca tu salto por el balcón, la sorpresa de ver que lo creado en la ciudad del aire se posa y revive en forma de una visión mejorada, una evolución que asienta este particular proyecto en un camino que suma y explota (por los aires, nunca mejor dicho) la raíz que Nadie es capaz de hacer crecer con el color verde brillante de composiciones, estas cuatro, que te dejan la savia necesaria para abrir tu sonrisa de par en par y así captar la luz que deslumbre tus buenos instantes.

Ya está, ya lo ves. Estas canciones lo pueden todo, marcan la latitud y altitud que te hacen falta para salir de ese agujero negro del que no te salvas, ese que te intoxica día a día. La sensación al escuchar por primera vez este trabajo no puede ser más sensacional... luz, brillo, querer hacer, querer conocer... un viaje hacia el polo positivo de las emociones, hacia la apertura de visión con las alas desplegadas y dispuestas a abrazar a cualquiera que dedique una pizca de su más sincera atención.

En lo personal, me pueden todo. Me hacen volver a enfrentar mis miedos y derrotarlos en apenas veinte minutos. Como un camino de baldosas amarillas que marcan mi poder ansioso por poder alcanzar la palabra que Oz me de para regresar a mi hogar, el coraje para ser el valiente que no espera, la idea que una mente como la mía sostiene sin reparo y una vez más, el corazón que late con líneas de bajos, hierve con guitarras vibrantes, pulsa con tambores continuos y fluye con melodías superiores.

Toe.

Comentarios

Entradas populares