Fundido en brillo, Nutopia.

Esta es una historia nada típica de chico conoce a chica. Deberías saber desde ya mismo, que esta es una verdadera historia de amor. Las Vacaciones llegaron cuando salió el Sol. Todo se iluminó y el chico, tímido, atormentado, reservado pero pícaro y con mirada traviesa dijo un apenas audible hola cómo estás.
Fundido en blanco. Ansiedad.
La chica no supo que decir. Ella solo pasaba por allí y no sabía exactamente qué esperar de estas vacaciones que tanto habían tardado en llegar. Recogió todo su coraje y respondió con un hola, tan rotundo y sincero que incluso el Sol se terminó de iluminar por completo.
Fundido en blanco. Me gusta.
El cielo se abrió para él, ella divisó como las nubes se evaporaban. Entretenidos con el juego de sus cuerpos frente a frente, princesa y bufón se dieron la mano, abrieron bien los ojos y saltaron. Lamentos, demonios, ruidos, lloros... quedaron ya lejos de sus pieles que a flor de piel destilaban la luz de unas Vacaciones que agarran sus corazones desvalidos, los suben a la superficie, los dejan tomar aire, respirar por primera vez en mucho tiempo y los lanzan a las alturas más allá del fin del universo.
Fundido en blanco. No hay miedo.
Abre lo ojos, dice él. Abre tu mente, dice ella, Subimos, vemos las pelusas que ya no ensucian una vida antes gris, ahora consiguen que baile y que pase de ser visitante a local, localizando la felicidad al final de un camino que brilla a cada paso que dan juntos.
Fundido en blanco. Local 8.
Te dije que esta no era una historia típica, tampoco lo son estas Vacaciones. Puede salir bien, sí o no, no lo sabemos. Él está radiante. Ella feliz, tanto que no cabe en sí de alegría. Ahora viene lo de fueron felices y comieron perdices pero.. para qué comer perdices si se pueden comer el uno al otro.
Fundido en BRILLO. Nutopia.

Toe. /set de fotos AQUÍ / 

Comentarios

Entradas populares