Cada uno por su lado


Una vez más me toca aguantar la eterna pelea (y de eternas peleas ya estoy más que harto). Soy fan de Oasis y siempre lo seré. Desde el primer momento que escuché dos acordes de Whatever allá por 1994 me conquistaron para siempre. Por supuesto, como todos, disfrutamos y sufrimos la especial relación de estos dos hermanos desde el primer día. Sí, se llevan mal. Sí, rompieron la banda unas cuantas veces. Sí, mataron la banda que les hizo estrellas del rock n' roll. Sí, caen mal a 3 cuartas partes de la población mundial de los últimos 20 años. ¿Y qué? ¿A quién coño le importa?

Obviamente ellos son muy perros. Saben que la polémica ha jugado más o menos a su favor durante toda su carrera. Sus declaraciones, sus frases lapidarias, sus odios repartidos generosamente entre lo más granado del mundillo... parecían siempre nublar lo que verdaderamente son: DOS GRANDES estrellas musicales, dos mentes que viven para la música y que son genuinamente irrepetibles.

Este año 2017 marca el inicio de la carrera con nombre personal de Liam. Sí, tuvo un bonito intento con Beady Eye (la banda desmembrada a la fuerza after-oasis) pero seamos sinceros, poco más ofrecieron a parte de su debut casi digno. Poco a poco se diluyeron bajo su fórmula nada fresca y cayeron del todo cuando Noel publicó su primer disco en solitario.
Sin embargo, este Liam es nuevo. Espabilado y parece que más centrado, se ha rodeado de buenos consejeros y poco a poco ha trazado su AS YOU WERE, un primer álbum que hemos ido recibiendo a trocitos y que una vez escuchado con calma, nos devuelve a la rock star que todos amamos. Con temas bien trazados y producidos donde su voz vuelve a estar en forma, nos recuerda que su formación oasisista debe ser defendida con uñas y dientes (y él se encarga de hacerlo por todo lo alto).

En el otro lado del ring, Noel y sus cincuenta años siguen dando razones para reafirmar aquello de que es un verdadero genio (para mí es Dios). Dos albums espectaculares, un culo inquieto, colaboraciones a diestro y siniestro, presencia en las teles, en el fútbol, en las redes, gira con U2... pero sobre todo, su música nos sigue alimentando de algo que solo posee él: su talento como escritor e intérprete. Casi como en una especie de batalla, ha decidido sacar su nuevo album también este año. Afirma que habrá un giro en su música, desde luego el adelanto con Holy Mountain ha sorprendido a propios y a extraños. Hablan de psicodelia medio-artificiosa pero en la tercera escucha, si eres un poco avizado, se ve todo lo que Noel ha cultivado en su carrera. Estribillos. golpes rock, jugueteos con la psicodelia y ritmo. Sí, el tipo está contento y qué problema hay en que lo demuestre con su música. Para mí, ninguno.


Oasis sí, Oasis no... nunca he dejado de soñar con la idea de la REUNIÓN. Todos saldríamos ganando, no en vano son la mejor banda de todos los tiempos (sí, lo puedo demostrar), pero, mientras eso llega dejémenos embelesar por estos dos músicos que comparten apellido, sangre, mala leche y TALENTO. Cada uno por su lado, doblemente bueno.


Toe

Comentarios

Entradas populares