¡Motívame Tomavistas!


Pocas veces uno se para a analizar el por qué de las cosas. Nos pasamos la mitad de nuestra existencia dando por hecho que hay ciertos eventos, ocurrencias, hechos... que simplemente pasan porque sí. He de decir que yo soy de la otra corriente, de la de pasarse pensando y analizando.
La razón de acercarme por aquí hoy es buscar algunas palabras para motivaros. Sí, hoy es un rollo motivacional, sin pestuzo Mr.  Wonderful, pero motivacional al fin y al cabo.
Os quiero motivar para que vengáis conmigo al festival Tomavistas de Madrid. Este festival se celebra en el Parque Enrique Tierno Galván de Madrid. Sucederá los días viernes 25 de mayo y sábado 26 de mayo. Y te preguntarás ¿por qué me tiene que motivar a mí lo que este tipo vaya a escribir? Espero que al terminar de leer toda esta parrafada, tengas tu respuesta. (spoiler alert: al final, te convenzo y te vienes).

Este festival va a realizar su cuarta edición. 2014, 2016 y 2017 fueron testigos de como una iniciativa casi suicida se convertía en una realidad exitosa, llena de halagos merecidos y abiertamente enriquecedora para un público bien educado. Por sus escenarios coquetos han pasado un largo número de bandas nacionales (no esperes que diga eso de "de primer orden" porque no considero que eso tenga sentido) y afortunadamente para todos nosotros, un buen puñado de elegidísimos artistas internacionales. Esta es una de las bazas fuertes del Tomavistas: aquí se seleccionan las bandas no por el número de seguidores y tendencias de moda, sino por el interés que suscita en un público que quiere degustar música en directo.

De todos es sabido que la expresión Festival de Música en España está un poco estropeada. Si bien es cierto que la proliferación de eventos musicales puede dar cabida a que las bandas se muevan por España, también es bien sabido que las condiciones no siempre son las mejores (sobre todo si hablamos de bandas buscando sus primeras oportunidades). El Tomavistas cogió como uno de sus principios fundamentales que las bandas deben ser del gusto de los organizadores y de un público leído, ese que no solo viene a emborracharse y digerir todo lo que le echen. Hasta el día de hoy lo han cumplido a pies puntilla, solo tienes que mirar el cartel.
Otra de las motivaciones personales que me mueven por dentro y por fuera es el saber que voy a estar cómodo en un lugar al aire libre para poder ver los conciertos, desde cerca o desde lejos, de pie o sentado, de marcha o de tranqui... todas las opciones se dan cabida en el Tomavistas ya que el recinto es un acierto completo, un acierto que invita a estar allí los ratos que quieras y sin perder de vista ni de oído lo que pasa en los escenarios.


Llevo más de cien palabras y todavía no os mencionado a Los Planetas. Sí, este año van a traer a la quintaesencia del independentismo musical, racional y emocional a la explanada del escenario principal. Un regalo, un caballo ganador, un levanta-masas. Promete ser uno de los puntos álgidos de la historia del festival. Personalmente (y en el vigésimo aniversario de USEEMDUA) una gozada al alcance de mi mano (y de mi abono).
Pero es que también hay una lista exquisita de bandas nacionales como Belako, Kokoshca, La Casa Azul, La Bien Querida, Perro (Campamento Golifaaaa!) que no me pienso perder.
Luego está ese momento del tamaño de las letras. Sí, entiendo el término Cabeza de Cartel (nunca menos de un tamaño 40) pero desde hace años y en parte gracias al Tomavistas, decidí no dejarme guiar por el mismo y bucear por todos los tamaños y formatos.
Ojo a La Plata, ojo a Chloe's Clue, ojo a Altin Gün.
También te digo que Ride y The Jesus and Mary Chain son dos delicatessen, dos leyendas de las que no es tan fácil ver y menos en Madrid.

Y para ir concluyendo (y para dejarte tiempo para comprar uno de los pocos abonos que quedan) me voy a poner más emotivo al hablar de la gente que está involucrada en la organización. Son muchas las personas que se dejan horas de sueños y cansancios para que nosotros los mortales podamos pasar un buen rato. Son muchas las personas que deben meterse en los pies de público y artistas para pensar y planear las mejores condiciones para todos. Son muchas las personas que viven toda la temporada sintiendo este Tomavistas como algo suyo, como un familiar más, al que hay que cuidar y dar alas. Son muchos sí y como no conozco a todos (pero sí me beneficio de su trabajo) me vais a permitir que me centre en tres: Javier, Lorena y Carla. Tres personas que se pasan el festival entero pendientes de mil cosas, de mil personas, de mil peticiones, de mil fotografías, de mil pases... pero que en cualquier momento de los dos días de vértigo siempre van a sacar un ¿Lo estás pasando bien?

Como bien has leído, yo estoy motivado, yo quiero ir al Tomavistas, yo quiero disfrutar del Tomavistas. No sé si habré conseguido convencerte pero desde luego, después de releer este texto 5 veces yo estoy aún más convencido.

Toe

Comentarios

Entradas populares