Es bonito y es amor


It's beautiful, it's love se publicó hace veinte años. Por entonces yo tenía casi veinte años y estaba estudiando en la universidad. Pocas semanas antes de la publicación un compañero de clase me grabó en una cinta tdk de noventa minutos el disco Onion Soup triturated by Big Toxic, esa locura que Sexy Sadie hicieron mezclando su disco con un toque digital de Big Toxic. Prácticamente era la primera vez que escuchaba en serio a Sexy Sadie. Edu, que así se llama ese compañero, estaba en una pequeña radio local pinchando una vez a la semana música alternativa y pensó que era mi estilo de música, que me iba a gustar mucho. Huelga decir que esa cassette con el Onion Soup rodó y rodó de forma infinita mientras yo averiguaba cosas de esta banda (sin usar internet que conste).
Mi sorpresa fue enorme cuando Edu apareció con el nuevo disco de Sexy Sadie. Con esa portada llena de color y esa cara de pelo rubio iluminando un cd que se llamaba I.B.I.L. Literalmente me dijo que me iba a gustar más que el otro porque era más poppy. Las cosas eran tan diferentes entonces que tuve que pedir a una amiga que me grabara el cd en su pc y me fabriqué mi propia portada casera.
Y ¿qué tenía este disco? ¿qué lo hacía tan especial? Supongo que las primeras escuchas son siempre importantes y creo recordar que me caló de primeras pero sin duda lo que despertó en mí fue un deseo de más, de escuchar más, de saber más, de convertirme en un Sexy Sadie.
A brand new world y Stay behind me se quedaron a vivir en mi piel, My bike y You know that's the way I like it se quedaron a vivir en mis pulmones, Satellites flirteó con mi corazón y The Tripper se burló de mi sonrisa.

Desde entonces hice uso de una militancia Sadie, tuve la suerte de verles en directo en muchas ocasiones, estar en la grabación de su disco en directo, llorar en su primera despedida, renovar esperanzas con sus reuniones, conocerles en persona, volver a sufrir con su despedida, trabar amistad con algunos de ellos... pero siempre he tenido presente que el culpable de todo ha sido este disco que cumple veinte años en este 2018.
Este verano acudí a Sagunto para ver en formato festival como Jaime, Toni, José Luis y Jaime defendían el disco en su totalidad en directo. Las sensaciones que me transmitieron fueron vibrantes, sensibles y alegres. Se les veía tan contentos que apenas podían disimular sus sonrisas para poder cantar. Este jueves 15 vienen a Madrid tras varios conciertos para poner punto y final al aniversario. Yo estoy seguro de que me emocionaré tanto como ellos, de que cantaré al lado de Shara y al lado de María, de que disfrutaré como el que más de mis canciones favoritas.

Sé, y con esto termino, que esta música, que estás canciones, siempre estarán detrás de mí guardando mis espaldas. Sé que volarán conmigo buscando satélites y deseando encontrar un mundo nuevo, a estrenar. Sé, y así lo siento, que Sexy Sadie forever. 



-Toe-

Comentarios

Entradas populares de este blog

El WIC, un brote de mala hierba en un cráter de Saturno

No soy un fotógrafo profesional

Junior en Junio